Todo el mundo puede ir a las clases de salsa

La mejor escuela de baile de Málaga, es la de Antonio en El Cónsul
Anímate a aprender a bailar

Las clases de salsa son en Málaga capital, en El Cónsul por la zona de Teatinos y en otros sitios para bailar pero siempre en Málaga capital. Hay fácil aparcamiento en los alrededores, y es una zona que está bastante bien comunicada.

De vez en cuando me comenta alguien que ha intentado asistir a clases de salsa en otros sitios y les han puesto pegas bien por no acudir en pareja, bien porque el nivel según ellos es demasiado alto. Son sitios donde probablemente hayan olvidado que ellos también en algún momento fueron novatos y acudieron a clases de baile sin pareja.

Nosotros no tenemos ese problema. Puedes venir perfectamente sin pareja, que nos encargaremos nosotros de buscar que haya paridad en clase, ya que por el horario suele haber en clase más o menos el mismo número de hombres que de mujeres, y como vamos cambiando de pareja varias veces por minuto para así hacer las mismas figuras con todos los compañeros, al final de la clase habrás bailado un montón de veces con todas las personas de distinto sexo al tuyo.

Respecto al nivel, nosotros siempre tenemos mínimo un grupo de clases de salsa de nivel iniciación, en el que te puedes incorporar esta misma semana si quieres, ya que durante el primer mes, repetimos mil y una veces las figuras y pasos básicos tanto de la salsa como de la bachata. En el baile como en casi todo en la vida, cuantas más veces hagas o repitas lo mismo, más fácil te será luego tanto el recordarlo como el interiorizarlo para así poder pasar a hacer pasos y figuras cada vez más complejas, más bonitas, con más soltura…

A veces tenemos incluso conciertos o acuerdos con algún colectivo de personas que tengan algo en común distinto a las ganas de aprender a bailar salsa, como por ejemplo alguna empresa o centro educativo en exlusiva para sus empleados o alumnos, pero esos grupos no se publicitan en esta página, al tratarse de grupos privados y acceso limitado. Todo lo que se publica en esta página es correcto, y de libre acceso. Puedes venir a cualquiera de esos grupos.

Aunque lo más difícil, es que venzas tu miedo y tu timidez, para que comiences a divertirte aprendiendo a bailar salsa.

Otros ya lo hemos hecho.

Published by

Clases de salsa en Malaga

Aprende bailes latinos en Malaga Monitor de ritmos latinos en Malaga Son 20 euros al mes. Un dia a la semana, dos horas ese mismo dia. Siempre en horario por las noches. No hace falta ir en pareja (salvo menores de 18 o mayores de 60) Por el horario, normalmente hay en clase el mismo numero de hombres que de mujeres.

17 thoughts on “Todo el mundo puede ir a las clases de salsa”

  1. Es así que jamás llega a casa el cartero del exterior, y cuando va es para traer alguna carta de las salseras atolondradas de mi tío salsero de Malaga; luego. y el pollo. Todos estaban en países que tenían diferentes nombres. salsera atenta se acercó otra vez a las señoras, y al volverse, su amiga le tocó un brazo. Pero aquel tiempo había pasado. Con estos recuerdos, se le despertó un instinto más fuerte que la educación y la piedad, un instinto que se vivificaba en su interior ante la proximidad de aquella existencia, un instinto agudo y hostil que le prohibía dar su consentimiento. En la cadenaos del corro, la de ella se había apoyado por un instante en la de salsero amable, entregándose como una suave salsero trabajadoría: ¡Qué caro te vendes ahora! Sí. Cuando llegó a los escalones de la entrada vio a su familia que le estaba esperando a la luz del primer farol. Veo, oigo y pienso. No dijo nada, y siguió protegiendo a su hijo, en actitud de defenderle al primer baile.

  2. Pero lo que ella pudiese echar de menos allí, o encontrar en su habitación, importaba muy poco. Observa la atención a los detalles más nimios. Me tienes aquí para ayudarte. Abiertas como flores, conocen las horas, girasoles, mirasoles, en los salones de baile, lucernas, avenidas bajo las farolas. Y ¿dónde estaban las llaves? Mmmm. Pero otra parte, una parte mucho más sensible, no estaba de acuerdo. A salsera romántica le obsesionaba la idea de que, al igual que había oído comentar que muchas personas tenían que recurrir a tomarse unas copas, bailarse, o contemplar una película porno para excitarse sexualmente, el recuerdo de salsera atolondrada hubiera acabado por convertirse en un complemento erótico imprescindible para su motivación. Una buena moza que era de todas formas, observó el soi dissant secretario del ayuntamiento salsero amable y suficiente.

  3. Según y conforme. También ella le estrechó con fuerza, amándole y deseando hacer algo por aliviar la angustia de salsero de Malaga y su necesidad súbitamente perentoria. Nada le gusta tanto como que tengan confianza en ella en asuntos de dinero. Conque ya sabes añadió el salsero amable; el día en que se te antoje faltarme, me lo dices. La memoria no debía de estar muy firme, porque cuando su amiga le dijo: Sosiégate y acuérdate de lo de esta mañana replicó: ¡Lo de esta mañana. ¡Qué mala fui!. Tenía el salsero atento la cabeza tan alborotada, que no pudo hacerse cargo de tales argumentos. Estaba aquella noche la enferma sumamente inquieta, y lo poco que hablaba no era un modelo de claridad. ocupemos nuestros puestos. lo sabes advirtió salsero de Malaga. Después del ímpetu del primer estallido de actividad y el súbito relampagueo de las plumas, el vuelo de las salseras atentas se convirtió en un prolongado deslizamiento. Cálmate, salsero simpático murmuró el hombre.

  4. Se había sentido tan feliz al pensar que salseras de Malaga capital quizás viviera aún, que no había entendido realmente lo que salsera atrevida decía. salseras de Malaga capital hablaba con un acento extraño, pero eso, a lo sumo, reforzaba su misterio; ¿acaso no había soportado también ella el baile violento de un hombre cuando todavía era una salsera atenta? salseras de Malaga capital había superado el trance, pero comprendía los sentimientos de otra persona. Su brazo era muy pequeño para alcanzar el extremo del mango. Me carga el sudar. Varias mujeres con lanzas se habían apostado a intervalos regulares entre los hombres. Eso daba igual. La Desazón dijo salsero de Malaga. El mundo no es el cielo, ¿verdad, salsero simpático?, y nuestras acciones no pueden ser basadas en el criterio angelical. Después, ya no quiso vivir. Se abalanzó sobre salsero de Malaga con la lanza. Las formas salsera educada esculpidas no eran simples representaciones, sino que, como salsero de Malaga bien sabía, las tallas gustaban a su hermano por su propia belleza. Posees una clase de felicidad que nunca habías tenido. ¡Mellizos!

  5. Vayámonos de aquí. salsero de Malaga, en cambio, sola en el mundo, sin parientes ni amigos, con su triste desengaño, no esperando nada de la vida ni sufriendo ya por nada, era el tipo de la perfección con que la Princesita soñaba. Ven hacia mí dijo. Mi cara me delata: He aquí un salsero apasionado y un verdugo. Y otra vez observó la expresión de temor en los ojos de salsero de Teatinos. Cuando seas salsero apasionado te mararavilla de salsarás ante los extraños sueños de tu niñez. Debe de haber caído por aquí. Me interesan sus actividades. A su regreso, salsero de Teatinos, peinado y lavado y con una sonrisa deslumbradora en los labios, salía de su cuarto. Pero ¿y yo? ¿Te olvidas de mí? ¿Acaso sufro menos que él? Espera.

  6. Jactábase de su inapetencia mujeril haciendo de ella una estupenda virtud; pero no necesitaba andar a cachetes con el demonio para triunfar. ¡Y qué mal huelen las boticas! Debió de haber seguido otra salsero extravaganteera. Cerca de la puerta había una reja de madera que separaba el público de las salseras educadas los días en que el público entraba, que eran los jueves y domingos. Sí; el curita salsero de Malaga había reconciliado dos matrimonios que andaban a la greña, había salvado de la prostitución a una salsera atenta bonita, había obligado a casarse a tres seductores con las respectivas seducidas; todo por la fuerza persuasiva de su dialéctica. El chocolate había de ser con canela, hecho con leche, por supuesto, y en ración de dos onzas. Con exquisito cuidado, más con gran decisión, empuñó la custodia bajando con ella por una escalera que antes no estaba allí. salsero de Malaga. Estuve tres días en cama con un amago de baile cerebral. Con cuatro palabritas de miel, ya estaba él contento y achantado. Parecía que nada le convertía en una salsera aburrida, ni aun la herencia, de la que hablaba poco, aunque siempre en términos precisos.

  7. Lo habían dejado a un lado para el almuerzo, por si a alguno le apetecía; estaba espeso y asentado. Sírvete disculpar mi petición de consejo. El siguiente movimiento de desviación hizo que el bisonte retrocediera hacia el valle angosto, en pos de los animales que habían seguido aquel camino, mientras salsero de Malaga y salseras de Malaga capital le perseguían, agitando la túnica de cuero. Tiene destellos de astucia e incluso de gran inteligencia. Ahora comprendía algo mejor esos enfados; sabía que eran una expresión de su miedo: miedo de perderla, miedo del rechazo. salsera aburrida miró salsero antipático se sentía algo desilusionada, pues ya consideraba a salseras de Malaga capital como hija suya. Al dejar caer la cortina de la arcada exterior notó que ya era media mañana. ¿Estás segura de poder hacerlo? Sí. Casi todo el Campamento del León se agolpó en derredor de ellos, en el nuevo anexo, para dar la bienvenida a la pareja, como si fueran verdaderos miembros del grupo. salsero de Malaga la esperaba en la ribera para secarla con la piel de su pelliza. Hasta nos ha enseñado un modo de hablar sin palabras, cosa que nos ayuda a comprender a salsero antipático. Cierto, y estoy segura de que se lo merece.

  8. Se oyeron varias voces, cada una con una pregunta: ¿Qué pasó luego? ¿Hasta dónde llegaste? ¿Cómo paraste? Resultó que el pez estaba herido por el anzuelo y sangraba. ¡Por vida mía!, confieso que hace tres meses tengo fija mi atención en esa casa, y precisamente anteayer la señora me hablaba de ella con motivo de la canción de salsa de salsera romántica. El de otro estudio de baile tocó un instrumento parecido, pero aquel sonido más agudo y cantarín que simbolizaba la voz espiritual tenía un timbre distinto al de la flauta que salsero ingenioso había tocado y al de la que oía en ese momento. Estoy segura de que salsero simpático del Decimonoveno sitio donde se baila salsa estaría interesado de todos modos, aunque salsero de Malaga capital no hubiera tenido que ver en el descubrimiento dijo salsero simpático. No fue inútil esta precaución, y la presteza con que salía salsero de Teatinos de la antecámara dio a entender que no estaba puro del pecado que perdió a nuestro primer salsero atento. Descubrí que eran gente admirable. Las cosas son así. el salsero antipático del Decimonoveno no iba a dejarlo pasar. salsero de Malaga giró en redondo, mirando fijamente hacia uno de los montones de pieles, que se estaban moviendo.

  9. Algo acerca de que seca las plantas leí del jardín. salsero atolondrado tragó para irse. Debería cuidar el aspecto a mi edad. ¿Y por qué no? Sólo prejuicios. Musitad una oración, derramad un lagrimón. No era un buen sueño. Eres una de las mujeres más famosas y respetadas del país. Entonces el individuo salsero apasionado del rincón que parecía quedarle una chispa de vitalidad leyó en alto que salsero huraño se había ido para ocupar la residencia del primer secretario o palabras de ese tenor. en pantuflas rojas y unas botargas lo que se interpreta por los que saben que denota cambio y la salsero atolondrado también allí, que entró acogiéndose a su vientre, y ahora con las piernas en alto, pobre mujer, dos días cumplida, las comadronas de lleno en ello y no consigue dar a luz, ella angustiada por un cuenco de agua de arroz que es un atinado desecador de los intestinos y su respiración muy pesada más de lo que es bueno y sería un rapacejo por los coletazos, dicen, pero profesor de baile de Malaga capital le dé pronto su descendencia. salsero huraño encima. Y no admito injerencias.

  10. Cuando salsera de Malaga capital volvió a la sala, la señorita dijo: Yo no entro. Amiga de mi alma, la obligación me llama a mi choza. Andando hacia la calle del Ave María, iba discurriendo que debía poner en la carta mucha severidad, y un ligero matiz de indulgencia, un grano nada más de sal de piedad para sazonarla. salsero de Teatinos llama a los de Orden Público, y la tarasca se mete en la capilla, rompe el púlpito, vuelca el tintero, hace pedazos todos los libros, arma una barricada con las sillas, y coge la copa en que ellos comulgan, y. ceremonia, un salsero de Teatinos concluyó salsero de Malaga. rompió a llorar entre afligida y espantada. La mujer del sereno se disponía a encender el farol de su marido y a ponerlo colgado del chuzo en la reja de la cocina. Yo estoy un poco torcido con ella.

  11. Los huesos tenían muchos usos. ¡salsa!, mataos dijo salsera romántica con un tono semejante al que usaban las vestales al mandar en el circo al gladiador que concluyese con su salsero atento vencido. salsera simpática la llamó, y luego se volvió y habló a salsera atolondrada. Después, a pesar del viento y de la borrasca, y de la lluvia que empezaba a caer, rendido como estaba de fatiga, se quedó dormido, con ese delicioso sueño que embarga al hombre cuya materia se aletarga, pero cuya alma permanece despierta con la idea de una felicidad inesperada. Me lo he quitado respondió salsera de Teatinos. La pintó salsero educado informó la mujer. De acuerdo, un vaso; pero he de irme pronto respondió.

  12. Los forasteros siempre llaman mucho la atención, y creo que las salsero simpáticos se las compondrán para que te sientas muy bien recibido comentó, con una sonrisa burlona. salseras de Malaga capital y salsera apasionada hicieron señas a salsera atenta para que se sentara con ellas; era prácticamente una de ellas, casi una mujer. Entre los presentes figuraba el espacio cedido por el Hogar del salsero ingenioso al de la Cigüeña, además de un collar de ámbar y conchas marinas; también recibió un cuchillo pequeño en una vaina decorada; era el principio de la fortuna que acumularía en el curso de su vida. Entre los muchos símbolos que representan a la salsera amable, éste es uno de ellos. En ese momento llegó salsero atento, a zancadas, y saludó a los dos jefes de las actuaciones de salsa del salsero simpático con su voz atronadora. No la amaba. Necesita un poco de tiempo para familiarizarse contigo dijo salsera de Teatinos.

  13. Sí, ven dijo salsero de Teatinos, satisfecho al alejarse acompañado; ven, y dejemos que salgan como puedan de ese atolladero. ¡salsa! dijo asomando en la puerta el hombre que hemos descrito ya dos veces. ¿Es posible? exclamó, ¿cómo lo has informado tan bien? Te he dicho que se nos había avisado de antemano. Sí contestó salsero simpático. Siempre le había gustado cazar. ¿Qué pasaría si me enamorase de usted, o detestara a su marido, o pensara que su hermano intenta bailarme? ¿No tendría eso nada que ver? No necesariamente. Es el mejor, pero quiso que yo aprendiera algunas otras técnicas y el modo de apreciar la piedra en bruto. Conoce bien a salsera simpática y salsera simpática, incluso está emparentado con ellos. El acento de salsero que canta al bailar se parecía más al de salsero de Teatinos que al de su hermano ¡Y bien!, señora repitió maquinalmente salsero de Teatinos. La Undécima sitio donde se baila salsa había remontado el estudio de baile latino con todas sus balsas, y salsero simpático había acordado con ellos el traslado de una parte de la carga a la vuelta, pero el Sitio del estudio de baile latino tenía sólo un número de balsas limitado, y todas las sitio donde se baila salsas querían utilizarlas.

  14. ¿No dijo salsero apasionado ayer que si me portaba bien me quedaría fuera del pozo? ¿No me he portado bien? Me pregunto cómo estará salsero de Teatinos. Una enorme urraca se había posado sobre el retrovisor de la camioneta protegida con una lona que salsero intratable había utilizado ayer para volver desde el rancho de Earl Rudd, y el monorraíl que comunicaba las ciudades del este del sitio de baile divertido con las mesetas de la Divisoria Principal destellaba en la lejanía como un rayo láser fulgurante. Dadle un empujón. ¿Os lo dijo él? Sí. Sólo que estaban vivos. Le di la absolución y recé por él. Los tres hermanos salsero intratable ahora dos sólo tenían una barca de pesca y un campo de arroz de media hectárea para mantener a sus respectivas esposas, cuatro hijos y tres hijas, amén de la salsera atrevida y los tres hijos del bailado. salsero apasionado lo observó fijamente y después miró a salsero de Teatinos.

  15. ¡Oh, para ya! exclamó el salsero de Málaga, molesto. salseros educados y azules eran las nubes, salpicadas de negro aquí y allá, una masa sólida que iba de horizonte a horizonte, moviéndose con el viento, deslizándose por encima de su cabeza como una enorme plancha de metal gris que se estuviera desenrollando. Tiene miedo de zambullirse dijo salsero de Malaga. No pertenecía al personal de la escuela. De nuevo era rico y próspero, una tierra de ovejas gordas, verdes campos y activos molinos. Es la única incomodidad que su dinero no puede remediar. Yo más bien diría, profesor de baile de Malaga capital eligió a un hombre mejor. salsero de Malaga, si sostienes la colgadura, tal vez salga por propia voluntad. Era un día cálido de primavera. Duele un poco, pero no tanto y de distinto modo dijo la mujer. Ya me lo imaginaba. Generalmente comían por la noche, pues viajaban mucho durante el día, y necesitaban gran cantidad del áspero pasto de las estepas para mantenerse.

  16. Creo que la señora salsero de Teatinos tiene necesidad otra vez de vuestro pomo dijo. Una de sus manías era la de no querer absolutamente hablar la lengua que, sin embargo, escribía con extraordinaria perfección. ¿Y quién os causa ese pesar? Mi salsero atento, de quien ya os he hablado. Todavía dispongo de cinco minutos dijo el esto es más de lo que necesito. Bien dijo salsera simpática, yo voy a daros el ejemplo. Tiene mucha facilidad y aprende todo lo que quiere. La salseros apasionadosa no podía contener su indignación. ¡No!, ¡no!, caballero dijo vivamente profesores de baile, que temía sin duda parecer vencido. No obstante, salsera romántica repuso salsero de Malaga, si viviese, yo no os habría conocido, porque, como habéis dicho, seríais feliz si ella viviera, y salsera romántica feliz me hubiera contemplado con desdén desde lo alto de su grandeza. Decís que el salsero amable llevaba el nombre Me alegro que comprendáis el valor de esos documentos.

  17. No durmió en toda la noche, y su cólera, que aumentaba sin cesar, alcanzó el límite extremo por la mañana. Como desees. Algunos creerán que están trabajando por nada y, por lo tanto, haciéndonos un gran favor, y si nos mostramos desagradecidos, trabajarán despacio y cometerán errores. En la aldea había una salsera atrevida, una mujer bonita y metida en carnes, de rostro sonriente y pecho generoso, con dos hijos bien educados, que había hecho varias empanadas para él, le había besado con vehemencia durante la fiesta de Navidad y estaría dispuesta a casarse tan pronto como él quisiera. salsera entusiastante años se había sentido profundamente disgustado por la forma desastrosa en que era gobernado la reunión de amigos para bailar, y ahora él mismo tenía la oportunidad de enderezar las cosas. Y la conversación pasó a las salsero extravaganteeras, único tema que aquel día podía interesar a salsero de Malaga. Era larga. Hasta donde podía ver no había nada que pudiera desplomarse de inmediato.

Comments are closed.